¡ADIÓS INVIERNO!: FRUTAS Y VERDURAS PARA UNA DIETA DE PRIMAVERA SALUDABLE

La primavera llegó y con ella un cambió en el ambiente: más sol, aumento de temperatura corporal, desgaste físico, entre otras cosa a las que nuestro cuerpo debe adaptar. Una forma de hacerlo es incluyendo los alimentos de temporada a nuestra dieta cotidiana, que no solo ayudarán a afrontar problemas propios del cambio de estación y prevenir otros, sino que, por sus propiedades nutricionales, pueden ayudarnos a mejorar nuestra condición física.

  • Básicos de primavera: mucha agua y vitamina A

La llegada de la primavera se asocia al florecimiento de la naturaleza: Cuando las flores se abren dejan salir el polen que contienen. Ante esto hay quienes se ven afectados por alergias y resfriados. Al perder lágrimas y mucosidad, a causa de las alergias, suele haber deshidratación.


Además, el aumento de sudoración, propio de las altas temperaturas, hace que el cuerpo pierda mucha más agua y minerales. Por eso, es necesario compensar nuestros niveles de agua, bebiendo mayor cantidad de líquidos y aprovechando los que ofrecen las frutas y verduras primaverales.


Y para paliar los síntomas del resfrío, la naturaleza sabia se ha encargado de que abunde en diversos alimentos, principalmente frutas y verduras (betacarotenos), la vitamina A, que mejora los síntomas de las alergias y los cuya acción es antioxidante y protegen la piel del sol.

  • ¿Qué comer para aprovechar toda las propiedades de los alimentos de temporada?

Comer frutas y verduras de temporada no sólo es bueno para tu bolsillo (Hay mucha más producción y, por ende, su venta es más barata) sino para tu paladar ya que tienen un sabor más fresco y sabroso. A continuación te diremos en detalle el aporte nutricional de las frutas y verduras de esta temporada en nuestro país. ¡Revísalas todas y arma tu dieta con las que se adecúen a tus necesidades alimenticias!

  • Verduras

Acelga: Muy ricas en Vitamina A (antioxidante), ayuda a mantener una piel sana, buena visión, cabello saludable. Protege al organismo de infecciones y las enfermedades degenerativas.


Alcachofa: Baja en calorías, recomendable en dietas de adelgazamiento por su aporte de sensación de plenitud tras la comida. Rica en fibra, ayuda a regular el tránsito intestinal, depurar nuestro hígado y metabolizar las grasas.


Apio: Contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B9, C y E, minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, entre otros. Aumenta nuestras defensas naturales y ayuda a la desinflamación. Debido a su acción expectorante, es muy útil para eliminar mucosidad. Además es recomendado para jugos desintoxicantes por su acción diurética.


Berenjena: Alto contenido en agua, y minerales como el fósforo y potasio. Ayuda a mejorar la circulación, bajar el colesterol y prevenir la arterioesclerosis. Mejora la digestión en personas con digestión pesada.


Cebolla: Abre las vías respiratorias, ayuda a mejorar la congestión provocada por las alergias. Es rica en vitaminas del grupo B, necesarias para el correcto funcionamiento del sistema nervioso e inmunitario. También contiene vitamina E y C, cuya acción es antioxidante.


Champiñón: Alto contenido en proteínas de buena calidad y agua (contiene cerca de un 95% de agua). Además, aporta gran cantidad de minerales (hierro, zinc, yodo, magnesio, selenio, sodio y calcio) y vitaminas como el complejo B y vitamina E, necesarios para el buen funcionamiento del sistema nervioso e inmunológico, la regeneración de los tejidos, la salud visual.


Espinaca: Compuesta mayormente por agua. Excelente fuente de vitaminas (A, C, E y K), fibras y minerales (calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso y fósforo), que aporta pocas calorías pero no contiene grasas. Tiene sustancias antioxidantes que nos protegen del daño celular. Sus tallos son más ricos en fibra que las hojas.


Tomate: Contiene gran cantidad de minerales (potasio, fósforo y magnesio), vitaminas (sobre todo del complejo B, C, A y E) y agua (94% aprox). Además, tiene alto contenido en licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer de próstata. Es recomendado en la dieta de personas con hipertensión arterial por su bajo contenido en sodio. Ayuda a hacer bien la digestión.

  • Frutas

Palta: Rica en ácidos grasos de calidad o saludables, aunque sea calórico. Posee vitaminas A, C, D, E, K y del grupo B; así como omega 3, que protege el sistema cardiovascular. Contiene gran cantidad de ácido fólico, recomendado durante el embarazo para evitar malformaciones y potasio (mucho más que el plátano), que favorece el funcionamiento muscular y nervioso.


Carambola: Compuesto mayormente por agua. Aporta mucha vitamina A y  C, que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, se recomienda a personas que sufren diabetes o hipertensión, por su bajo contenido en carbohidratos y bajo aporte de sodio. Su contenido de potasio ayuda a quienes padecen insuficiencia renal.


Ciruela: Rica en fibra alimentaria y Sorbitol, importantes para el buen funcionamiento de la digestión, pues por sus propiedades laxantes ayuda a prevenir y combatir el estreñimiento. También aporta vitamina C, que actúa como un importante antioxidante y un tipo de combustible que hacer funcionar mejor el sistema inmunológico.


Granadilla: Por su gran contenido en vitamina B y C, hierro, carotenos, potasio, calcio, magnesio y fósforo, ayuda a prevenir enfermedades respiratorias y a fortalecer el sistema inmunológico. Además, tiene propiedades diuréticas y antihipertensivas.


Guanábana: Popular porque ayuda a inhibir algunas células cancerígenas. Además, combate los desarreglos nerviosos y mejora cuadros de depresión, sus hojas se emplean para estimular la digestión, eliminar parásitos internos y acabar con infecciones virales.


Limón: Por su alta cantidad de vitamina C, ayuda a aliviar afecciones de las vías respiratorias y de garganta como afonía y amigdalitis y favorece la absorción de hierro y calcio, ayudando a prevenir enfermedades como la osteoporosis o la anemia. Además, se recomienda en casos de hipertensión arterial y arteriosclerosis, por sus efectos beneficiosos para el sistema cardiovascular.


Mandarina: Tan rica en vitamina C que es ideal para combatir gripes y resfriados. Está compuesta mayormente por agua y gran cantidad de vitamina C, potasio, carotenoides y otros nutrientes, por ello es una buena opción para reponer el líquido y los minerales después de realizar actividad física. Además, ayuda a combatir el estreñimiento por su contenido en fibra.


Mango: Alto en calorías y azúcares que ayudan a tener energía todo el día. Rico en vitamina C, que evita enfermedades infecciosas; vitamina A, que mejora nuestra visión; potasio, que protege el corazón y mantiene los niveles regulares de presión arterial. El mango ayuda a combatir diferentes tipos de cáncer (Próstata, colon, mama, leucemia) y algunas otras enfermedades. Quienes padecen diabetes tipo 2 deben consumirlo moderadamente por la cantidad de azúcar que aporta.


Maracuyá: Compuesta en un 70% de agua y rica en vitamina B6, E, K y C, ayuda a prevenir problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares y equilibrar la presión arterial. Mejora la digestión, favorece la reparación de tejidos, ayuda a prevenir el cáncer, fortalecer los huesos del cuerpo y reducir el colesterol malo, ayudando a bajar de peso.


Membrillo: Escaso contenido de azúcares y bajo aporte calórico. Abundante en fibra (pectina y mucílagos) y taninos, componentes que le hacen fruta astringente por excelencia, es decir, que ayudan en caso de diarrea ya que desinflaman la mucosa intestinal y reducen el tránsito intestinal al retener agua. Además, por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, el membrillo es recomendable para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o problemas al corazón.


Naranja: Su mayor aporte es en vitamina C; también contiene otras importantes vitaminas tales como la vitamina A, B (B1, B2, B3, B5, B6, B7, B12 y ácido fólico) beneficiosas para la vista y los huesos, además de reforzar el sistema inmunológico. Contribuye a eliminar desechos de nuestro organismo, ya que actúa como depurativo y antioxidante, además de evitar enfermedades cardiovasculares. Buena opción para incluir en las dietas, pues no contiene muchas calorías y su zumo ayuda a reponer minerales perdidos luego de hacer ejercicios.


Pera: Aporte calórico bajo y gran contenido de agua, ideal en dietas para bajar de peso. Posee vitaminas como la C, de acción antioxidante y que ayuda a quemar grasa. También aporta ácido fólico y pectina, que se encuentran en la cáscara y tiene gran poder depurativo. Además contiene levulosa, sustancia beneficiosa para quienes sufren diabetes, pues ayuda a controlar el nivel de glucosa en la sangre.


Sandía: Aporte calórico muy bajo y gran contenido de agua. Recomendada para deportistas, ya que ayuda a calmar el dolor muscular y a recuperar el músculo fatigado gracias a la presencia de L-citrulina (que se transforma en L-arginina) y potasio. Además, es anticancerígena ya que contiene gran cantidad de licopeno y otros carotenoides como la luteína y el betacaroteno. Por su gran cantidad de vitaminas A,B y C, ayuda a curar inflamaciones.


Uvas: Compuestas en un 80% por agua y fibra. Su consumo debe ser mesurado debido a su alto contenido en carbohidratos. Entre sus componentes están los taninos, proteína y fructosa, poseen carotenoides, vitamina A, C, K, D, E y complejo B. También contienen potasio, lo que las hace beneficiosas para pacientes con hipertensión. Asimismo, poseen hierro, mineral importante para prevenir y tratar la anemia y fortalecer el sistema inmune.

Además, si quieres sacar el máximo provecho a estos frescos alimentos y obtener el cuerpo que siempre quisiste, recuerda que en el Centro Nutricional y Dietética  de Nativa Spa podemos ayudarte a lograrlo. Con nuestros Programas Nutricionales   podrás llegar a tu peso ideal  de forma saludable. ¡Anímate!

alimentos que no debes consumir en la noche