DORMIR SOLO 6 HORAS AL DÍA Y ESTAR BIEN DESCANSADA ¡ES POSIBLE!

A veces sentimos que a los días les faltan horas. Ya sea para aprovecharlas de forma productiva o para dormir un poco más. Según los expertos, las ocho horas de sueño siguen siendo lo ideal para lograr el descanso adecuado. Pero esto podría cambiar. Según la última teoría propuesta por el profesor Jim Horne, neurocientífico del sueño de la Universidad de Loughborough, la clave de un buen descanso no está en el tiempo, sino en mejorar la calidad del sueño.

  • ¿Cómo aplicar esta teoría a la vida práctica? Aquí te lo explicamos:

Según el científico, para acomodar nuestro sueño a la rutina de las seis horas sin sentir cansancio, hay que realizar una transición gradual. Un entrenamiento. La idea es ir recortando el tiempo de forma semanal.


Pero para esto, antes es necesario acostumbrar al cuerpo a levantarse a una misma hora, sin importar que tengamos o no obligaciones que cumplir. De esta forma, nuestro organismo se acostumbrará a tener siempre una alarma de vigilia. Una vez establecido este punto de inicio del día, podemos empezar a recortar el tiempo de sueño por las noches.


En la primera semana, la idea es acostarse 20 minutos después del horario habitual. 20 minutos no es un tiempo muy drástico, por lo que nuestro cuerpo no notará el cambio.


En la segunda semana, el objetivo es ampliar el tiempo a 40 minutos respecto de la hora inicial. Si antes de acostabas a las 10 y en la primera semana te acostaste 10:20, esta segunda semana debes hacerlo a las 10:40. Así, tu cuerpo se acostumbrará al nuevo horario y no se te hará difícil aprovechar ese tiempo.


¿Sabes todo lo que puedes hacer en 40 minutos? Leer un libro, revisar los cuadernos de tus hijos -si los tienes-, planificar tu agenda para el día siguiente o terminar algún pendiente en casa.


En las siguientes semanas continúa disminuyendo de 20 en 20 minutos hasta alcanzar las seis horas. Sin embargo, no debes olvidar la base de esta teoría: lograr la calidad del sueño en menos tiempo. Y para ello, es necesario tomar en cuenta algunas consideraciones.

  • 1. No ingerir alcohol o café, porque nos costará más conciliar el sueño.
  • 2. No irse a la cama con el estómago lleno, o beber demasiada agua antes de acostarse
  • 3. No haber realizado ejercicios en las tres horas antes de acostarse, ya que este activará nuestro cuerpo y será difícil alcanzar un descanso correcto.
  • 4. Recostarnos en una cama cómoda y en un ambiente apropiado
  • 5. Dejar el celular u otros aparatos electrónicos en silencio par que no interrumpan el descanso.

¿Te animarías a probar este nuevo sistema de descanso? ¿Ya lo hiciste? Cuéntanos qué tal te fue.

alimentos que no debes consumir en la noche