¿DOLOR DE ESPALDA? 3 SIMPLES CONSEJOS QUE TE AYUDARÁN SI PASAS TODO EL DÍA SENTADO

Si trabajas en oficina y pasas las ocho horas en una silla, es muy probable que hayas sufrido de dolor de espalda o que lo padezcas en un futuro próximo. Y es que, si bien este mal puede tener diversas causas, el sedentarismo o falta de actividad física en el día a día, es la principal razón que conlleva a la inflamación de la columna y produce dolor.
¿Cómo hacer para calmar el dolor? En primera instancia, lo ideal es acudir al médico, para que nos oriente sobre el tratamiento adecuado según nuestras molestias. Sin embargo, hay algunas consideraciones que puedes tomar en cuenta para prevenir y aliviar el dolor cuando aparezca.

  • Re-educa tu postura

Además de sentarte correctamente en tu lugar de trabajo o estudio, debes procurar que la silla que usas a diario sea lo más ergonómica posible. O, si fuese el caso, acondicionarla con almohadillas. Además, tener en casa una ‘almohada de lumbares’ ayuda a mantener en buena postura la curva natural de tu espalda cuando ves televisión.

  • Levantarse y estirarse, es la clave

Según el doctor Tony Delitto, decano de la Escuela de Ciencias de la Salud y la Rehabilitación de la Universidad de Pittsburgh, levantarse del asiento cada 45 minutos y hacer pequeños desplazamientos, como ir al baño o utilizar una impresora que está más alejada de nuestro sitio, es la forma más efectiva de prevenir los dolores de espalda. Además, realizar ejercicios de estiramiento cada dos horas es de gran ayuda. Según Delitto, cinco repeticiones de levantarse, poner las manos en la cadera y doblar el cuerpo hacia atrás por tres segundos, es suficiente para evitar dolores causados por el sedentarismo.

  • Rutina mañanera

Según los especialistas, hacer yoga o pilates debería ser una práctica común al comenzar el día. Sin embargo, no muchas personas tienen tiempo para ello. Sin embargo, una breve rutina de estiramiento por las mañanas ayuda a reducir la rigidez del cuerpo y paliar el dolor. Estos son dos ejemplos que puedes considerar:

1. Levantarte de la cama y apoyar manos y pies en el suelo. Luego, balancearte hacía atrás y hacia delante cinco veces para, después, hacer la ‘pose del niño’, una postura de yoga en la que las rodillas se colocan en cada lado del tórax, mientras que los tobillos y la frente se apoyan en el suelo.

2. Acuéstate boca arriba y eleva las rodillas hacia tu pecho, manteniendo esta posición durante al menos 15 segundos, para luego volver a la posición original. Repite este movimiento varias veces.

alimentos que no debes consumir en la noche