5 CLAVES PARA UN DESAYUNO SALUDABLE

5 claves para un desayuno saludable
Siempre nos han dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Y es por algo: este nos da la energía que necesitamos para comenzar nuestras actividades cotidianas. Pero ¿Qué debe contener un ‘buen’ desayuno? Recuerda que no siempre cantidad es calidad. Por ello, partamos de la idea de que comer más, no es comer ‘bien’.
En este artículo te mostramos 5 ideas clave que debes mentalizar para que tu primera comida del día sea saludable y deliciosa.


1. ¡No dejes de desayunar!
Saltarse el desayuno es comenzar con el pie izquierdo. Si lo haces, es posible que a lo largo del día te sientas agotada física y mentalmente. Además, desayunar está relacionado con el control del peso. Cuando te saltas comidas, tu cuerpo tomará las reservas energéticas que encuentre a la mano. Y no hablamos de la grasa, sino que quemará el músculo.


2. Busca opciones simples
Comer sano no se trata de imponerse en régimen estricto, sino de saber qué alimentos conforman una dieta balanceada para ti. Un tipo de desayuno simple, agradable y nutritivo puede constar, por ejemplo, de yogurt griego y frutas, huevos revueltos con verduras o un par de tostadas con jamón de pavo (el embutido más bajo en calorías). Cualquiera de estas opciones acompañados una taza de infusión.


3. Proteínas sí, carbohidratos no
Lo dicen todos los nutricionistas: un desayuno lleno de proteína te mantendrá llena por más tiempo que uno a base de carbohidratos. Puedes comer hot dog, huevo, yogurt, pero no sumarle pan, papas o yuca.


4. Estos carbohidratos sí
Mientras vas adaptando tu cuerpo a una alimentación ideal, llena de frutas,  verduras y proteínas, puedes seguir consumiendo pequeñas cantidades de carbohidratos. Eso sí, olvídate del pan que compras usualmente en la panadería. Lo que tu cuerpo necesita son los llamados carbohidratos de absorción lenta, que están en los cereales integrales como la avena o los llamados ‘panes de cereal’, que contiene fibra y hacen trabajar más al estómago.


5. Procura desayunar en casa
A veces salimos apuradas de casa con la idea de desayunar ‘algo rápido’ en la calle. Esto es práctico, pero muchas veces poco nutritivo y saludable. Levantarte un poco más temprano para hacer tu propio desayuno te ahorrará dinero y calorías. Además, puedes hacerlo como te gusta y con los ingredientes sanos que tu cuerpo necesita. ¿Un plus? Sabes exactamente que lo que comes es limpio, así evitas problemas estomacales.

alimentos que no debes consumir en la noche